CATEGORÍAS

TÉCNICA DE GUITARRA

Hace poco, mi maestro, DOMINGO CARBAJAL, seleccionó tres arpegios de GIULIANI que son clave para entender su búsqueda de EQUILIBRIO SONORO. Estos ejercicios que me propuso van encaminados a conseguir romper los acentos no deseados que se producen por la diferencia de fuerza de los dedos de la mano derecha.

Se busca con estos tres arpegios, aprender a proyectar la fuerza sobre la zona del anular y el meñique, que ayuda a aquél a articular el ataque. Además, como ya dije en otro artículo de este blog, el anular suele cantar sobre las cuerdas más débiles de la guitarra.

Esta forma de concebir la técnica guitarrística procede de la Escuela de Tárrega, pero no creo que sea algo que pueda encasillarse en una escuela, sino que procede del sentido común y de la búsqueda del equilibrio en la mano que nos permita conseguir el grado de ductilidad suficiente para expresar los más ligeros matices que la música nos sugiera.

Esos acentos no deseados que se producen si tocamos sin atender a las características de la mano y del instrumento, prácticamente impiden la separación de planos sonoros que es imprescindible para la melodía acompañada y no digamos para el contrapunto.

Por todo esto, se recomienda el uso intensivo del anular desde el mismo principio del estudio de la guitarra, ya que la excesiva insistencia en ejercicios basados en índice-medio generan la costumbre de proyectar la fuerza hacia esa parte de la mano.

A continuación los ejemplos:



El objetivo es silenciar lo más posible el índice puesto que es la parte más inactiva del acorde. Destacar la melodía claramente primero tirando y después apoyando con anular y medio así como el diálogo que se establece con el pulgar sin que, insisto, el índice se destaque lo más mínimo. En cuanto dejamos de vigilar al índice empieza a cobrar protagonismo, el ejercicio no es nada fácil.

Ejercicio 2:



Aquí lo difícil (y útil) es controlar la abertura entre medio y anular sin descolocar la mano.

Ejercicio 3:




Lo que se pretende aquí es controlar la posición de la mano derecha en los cruces de anular y medio, efectuar reguladores abriendo y cerrando según corresponda sin dejar que los dedos fuertes y las cuerdas graves prevalezcan sobre sus contrarios. Nuevamente el equilibrio. Suerte.

No hay comentarios: