CATEGORÍAS

INTERPRETACIÓN MUSICAL




UTILIDAD DEL ERROR VOLUNTARIO

En muchas ocasiones (casi todas) nos enfrentamos al misterio de descubrir cómo debe sonar una obra que estamos estudiando sin saber ni por asomo cómo queremos que suene. Normalmente, ante la inseguridad que percibimos en estos casos (que, en realidad, son casi todos, como decía antes) tendemos a agarrarnos a todos los clichés que tenemos a mano en cuanto a sonido, pulsación, fraseo, estilo, etc... y fracasamos indefectiblemente.
Resulta interesante la práctica que propone el violonchelista Gerhard Mantel: si no sabes cómo quieres que suene, investiga sobre cómo estás seguro que no quieres que suene. Del contraste que se produce entre el aporte de nuestros conocimientos correctamente académicos y los extravagantes intentos que Gerhard propone, es presumible que logremos un deseable término medio entre ambos extremos. Cito sus propuestas a continuación:

“Provocando errores podemos conseguir:

         Esclarecer la interpretación cada vez más.
         Agudizar nuestra atención.
         Refinar nuestra percepción.
         Variar y ponderar los parámetros.
         Utilizar los errores como método de trabajo.”

Y añade:


“No existe un aprendizaje sin errores. En ocasiones, los errores deben incluso provocarse para definir los campos de actuación. Pero los errores sólo me permiten avanzar cuando los describo con precisión. Sin describir el error, no puedo conocer su causa.”

Gran idea, ¿no os parece?. Exploremos el lado ridículo de nuestras interpretaciones y riámonos de ellos, para evitar estar haciendo algo ridículo sin saberlo.

Ustedes juzgarán.