CATEGORÍAS

CLAVILEÑO, NUEVO DISCO


NUEVO DISCO, distribuye RESISTENCIA



LA IDEA
El presente trabajo se basa en la necesidad de generar una música donde tuvieran cabida, de forma coherente y natural, dos universos sonoros muy lejanos pero condenados a expresarse con un instrumento que , hoy en día, parece uno solo: la guitarra española.
Como consecuencia del afán que José Luis y yo teníamos de ir más allá de la yuxtaposición de guitarra flamenca y guitarra clásica, un día decidimos que lo que queríamos era romper la barrera del valor individual creando una música donde fuera inseparable un color del otro, una suma de escuelas, una renuncia a lo individual. Y resultó que 1+1 fue más que 2.

SUITE CERVANTINA
El bloque que formó este proyecto que llevó dos años de trabajo, es la SUITE CERVANTINA, compuesta por cuatro danzas del barroco español: Canarios, Pasacalle, Villano (GASPAR SANZ) y Giga (SANTIAGO DE MURCIA). Aquí descubrimos cómo la raíz de danza nos unía y los Canarios se podían hacer fluir por Bulería y el Pasacalle por Soleá. Ahí estaba el punto de unión entre la antigua guitarra latina, traída por los romanos a la península, y la guitarra morisca, ovalada y sensual de los árabes, ambas dieron lugar a lo que se conoce hoy como GUITARRA ESPAÑOLA.
En estas primeras cuatro piezas, se expone antes de nada la pieza original barroca y a continuación nuestra visión de la misma ya mezclados, permitiendo así al oyente saber a qué jugamos, de la misma forma que una caricatura conserva rasgos reconocibles y deforma otros de manera que podemos reconocer el original y disfrutar de las variantes.

CÁDIZ 1812
Las dos piezas siguientes fueron creadas con otro punto de vista, aquí se trataba de recrear la mezcla de la música afrancesada del XIX con la música andaluza popular. Fue encargada por la Compañía de Pepa Molina para un espectáculo de danza llamado “Viva la Pepa” que conmemoraba el segundo centenario de la Constitución de 1812. Hay que imaginar un cortejo entre un capitán francés y una moza andaluza de clase humilde. Aquí es más necesaria la yuxtaposición y aprovechamos el Rondó en La menor de Aguado y el Fandango del mismo autor para componer la FARRUCA FRANCESA y la SOLEÁ DE LA PEPA. Sigue en pie, sin embargo, el afán de mezclar dos mundos.

LA VIDA BREVE
Tarde o temprano, en nuestros afán de sumarnos, y casi sin darnos cuenta, dimos con esta versión de “La Vida Breve” de Falla para dos guitarras y descubrimos que ese era el epicentro de nuestros afanes. Don Manuel reunía en su música la tradición clásica europea con un sabor profundo e inconfundible de raíz española. Nos lo encontramos hecho y confirmó nuestros esfuerzos, lo creímos posible. Falla es fronterizo, es el más clásico de los flamencos y el más flamenco de los clásicos.

 PANADEROS FLAMENCOS
En la misma frontera, pero al otro lado del espejo se encuentra esta magnífica pieza de Esteban de Sanlúcar, cuyos ritmos flamencos inspiraron, sin ir más lejos, a Joaquín Rodrigo para el primer movimiento del “Concierto de Aranjuez”. Otra elección que hicimos sin pensar pero que acaba respondiendo al leitmotiv del mundo fronterizo que se extiende entre aquella guitarra latina y la guitarra morisca.

Cabe señalar la inapreciable contribución de JUAN CARLOS ARACIL, con su formación clásica, su improvisación flamenca, su alma jazzística y su inacabable capacidad de improvisar una frase cada vez mejor que la anterior. Su paleta de timbres y colores que iluminan nuestro universo de clavos y leños: CLAVILEÑO.